San Juan Evangelista


S03a

Imagen de San Juan Evangelista, gentileza de Dionisio Cuevas(2012).

IMAGEN DE SAN JUAN EVANGELISTA


S05

La venerada Imagen del Apóstol San Juan Evangelista, es una talla anónima, datada en el siglo XIX, siendo una imagen de candelero para vestir. Ha sido restaurada en 1978 por Francisco Pinto y, posteriormente, a mediados del año 2001 por Enrique Ortega.

La Imagen representa a un joven imberbe, de rostro ovalado, rasgos suaves, con ondulado tratamiento del cabello a grandes bucles y tallados sin gran detalle, la mirada tierna y perdida con grandes ojos tristes, la boca entreabierta, con una palma rizada en su mano izquierda, y con la mano derecha señala a María Santísima el lugar donde se encuentra su Hijo.

La palma que sostiene San Juan no es la del martirio, sino la del Paraíso, la que un ángel le habría llevado a la Virgen, y que esta, en su lecho de muerte, le confió a San Juan, para que la llevase ante su féretro en el funeral.

Imagen de San Juan Evangelista, gentileza de Miguel Ángel Castaño.

La devoción y culto a San Juan Evangelista aparece en esta hermandad al menos desde 1610 cuando expresamente se nombra que hay una imagen del Santo en la capilla, pero tanto en ese año como en muchos siguientes hasta mediados de siglo XVII, al repartirse las insignias de la procesión no se subasta la de San Juan, lo que no creo que pueda interpretarse de otra manera sino que no salía en procesión.

S01

Y es casi medio siglo más tarde cuando tenemos noticias circunstanciadas de la hechura de un nuevo San Juan, y de lo sucedido posteriormente. Está reflejado todo el gasto en las cuentas dadas a la hermandad el 20 de Mayo de 1660: “Se comenzó la hechura del Señor San Juan Evangelista siendo hermanos mayores Alonso Guerrero y Diego Sánchez en 1658 años y por mayordomo Juan Muñoz, y no la pudieron sacar en la procesión porque no salió perfecta, y así se volvió a desbaratar y a hacer otro San Juan, el cual se hizo el año de 1695, siendo hermanos mayores Jerónimo Calderón y Alonso Guerrero y mayordomo Pedro Ximénez”.

Con este texto sabemos que se hizo una talla de San Juan nueva, distinto del de 1610, y que no gustó a los hermanos porque no salió “perfecto”. El desairado artista se llamaba Montero y había cobrado -mano de obra y materiales- nada menos que doscientos noventa y un reales y medio.

Fotografía de la imagen primitiva de San Juan (Archivo de la Hermandad. XIX).

Cambiaron de artista y acudieron a Luis Salgado que por mucho menos dinero hizo el “San Juan” (ochenta y cocho reales), y la encarnadura corrió a cargo de Miguel Jerónimo, y lo hizo gratis además.

SJ01

Gracias a un testimonio fotográfico, depositado en la Hermandad, se tiene constancia de la existencia de esa imagen de vestir de San Juan Evangelista, de finales del siglo XVII, hoy no conservada, que a principios del siglo XX se depositó en el convento de las MM. Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, de nuestra ciudad.

Esta última talla se sustituyó por la actual, donada por Dña. Ramona Asencio, esposa del Mayordomo de la Cofradía, D. Antonio Pérez Cascales, que la adquirió expresamente para la capilla y mayor esplendor de la procesión.

En su pecho tiene la siguiente inscripción: “Donativo D Doña Ramona Asencio. 1894”.

Imagen de San Juan Evangelista, gentileza de Manuel Pineda.

Hoy, sacando en procesión a San Juan se continua una tradición secular, y con todo derecho se incluyó como titular de la Cofradía, a partir de 1865.


SIMBOLOGÍA DEL APÓSTOL SAN JUAN


S02

San Juan, “el discípulo amado”, autor del Cuarto Evangelio, tres Cartas, y el Apocalipsis. Pescador de Betsaida, hijo de Zebedeo, hermano de Santiago, discípulo del Bautista y apodado “hijo del trueno”, participó con Pedro y Santiago de los episodios más significativos de la vida de Jesús, y en la Última Cena recostó su cabeza en el pecho del Señor. Estuvo con María “junto a la cruz” (Jn. 19, 25-27), y fue testigo junto a Pedro del sepulcro vacío: “vio y creyó” (Jn. 20, 8).

Es uno de los tres apóstoles que acompañaron a Cristo en el monte Tabor, durante su Transfiguración, y en el de los Olivos, durante su agonía. “Junto a la cruz de Jesús estaban su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofás, y María Magdalena. Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo.» Luego dice al discípulo: «Ahí tienes a tu madre.»

Fotografía de la imagen actual de San Juan (Archivo de la Hermandad. XX).

Este pasaje es lo que representa el Calvario, con Jesús Crucificado, la Santísima Virgen María y San Juan, siendo ambos al pie de la cruz, partícipes del drama de la Redención del Señor.